A veces nos ocurre que las extensiones incompatibles o mal diseñadas pueden causarnos problemas con nuestro navegador, incluyendo hacer que se cierre, representación de páginas ralentizada, etc. Si encuentras problemas extraños relacionados con partes del navegador que dejan de funcionar, que éste no se inicie, ventanas con apariencia extraña o distorsionada, rendimiento degradado, etc. puedes estar sufriendo problemas con extensiones o temas.

Vamos a ver como solucionar este y otros problemas.

Reinicia el navegador en modo seguro.

En Windows, inícialo usando el acceso directo “Modo seguro” creado en tu menú Inicio, o ejecutando firefox.exe -safe-mode. En Linux, inícialo con ./firefox -safe-mode

Cuando se inicia en modo seguro, todas las extensiones se desactivan y se usa el tema por defecto. Desactiva la extensión o tema que está causando problemas y luego inicia normalmente.

Si desinstalas una extensión que está instalada en tu perfil de usuario y luego deseas instalarla para todos los perfiles de usuario usando el modificador -install-global-extension en la línea de órdenes, debes reiniciar el navegador una vez para limpiar los orígenes de datos de extensiones del perfil de trazas de esa extensión antes de instalar con el modificador. Si no haces esto pueden acabar con una entrada errónea en la lista de extensiones y no se podrá instalar la extensión globalmente.

Por otro lado, si encuentras problemas extraños relacionados con marcadores, descargas, ubicación de ventanas, barras de herramientas, historial u otras configuraciones, se recomienda que intentes crear un nuevo perfil. Crea un nuevo perfil ejecutando Firefox con el argumento -P en la línea de órdenes, elige el botón “Administrar perfiles” y luego elige “Crear perfil…“. Migra tus archivos de configuración (marcadores, contraseñas guardadas, etc.) uno por uno, comprobando cada vez si los problemas vuelven a surgir.

Información ampliada en la página web oficial de Firefox