Nos hacemos mayores, segundo a segundo, hora a hora, momento a momento y hay que aprovechar cada instante de esta vida para disfrutarlo con los nuestros.

El niño crece, cada día que pasa es mas grande y ya comienza a entrelazar sus primeras frases. Tiene actualmente 20 meses, es muy sociable, está fuerte y siempre sonrie.
Que Dios le guarde la salud pues podría soportar perfectamente yo todas sus cruces…, no quiero ningún mal para el.
Comienza a entreverse su personalidad; rudo, pillo, cariñoso, jugueton, guason y bromista. Nuestro deber será el inculcarle amor por sus semejantes, que prefiera la paz a la guerra, el dialogo a la confrontación, dificil tarea será hoy día, los estímulos que un bebé recibe en todo momento por parte de la sociedad actual precisamente no son estímulos positivos, más bien serían estímulos a obviar por los padres siempre que estos pudieran.

Nadie nace con la lección aprendida, ser padre o madre es una responsabilidad que se aprende con la vida misma. Aprendes junto a tu hijo o hija. Aprendes el verdadero significado de la palabra amor, no el mismo amor que se pueda sentir por una compañera o compañero…, es algo superior y eso que nunca creí que pudiera amar a alguien más que a mi esposa.