Ha sido descubierta una muy grave vulnerabilidad en el protocolo TCP que, según expertos en la materia, podría permitir interceptar comunicaciones y llevar a cabos ataques de denegación de servicio.
Según quiénes han encontrado el ‘agujero’ avisan en su web, contrariamente a otras vulnerabilidades descubiertas, esta no está asociada a ningún software concreto, sino íntimamente relacionada con el diseño básico del protocolo mismo de transmisión.