Normalmente después de una instalación y por seguridad el usuario Administrador no figura ni figurará en la pantalla de bienvenida después del arranque y en la que decides con que usuario entrar (en Windows XP Home no aparecera nunca salvo en casos de inicios en modo a prueba de errores o cuando se haya configurado el equipo para que este visible -esto último solo valido solo para windows XP Profesional-) no siendo recomendable tenerlo visible ya que la mayoría por motivos de seguridad mientras navegamos por la Red estando loggeados como usuario “Administrador” somos una tentación para los hackers que están en busca de nuevos PC Zombies desde los cuales consumir recursos o atacar a otros PC personales o corporativos.

Por lo tanto, todos los XP tienen un usuario que no se puede eliminar que se llama administrador y pertenece al grupo Administradores. Con ese usuario es con el que has podido completar la instalación de XP y con ese mismo usuario es con el que has podido agregar otra cuenta.

Para poder tener una cuenta de administrador siempre visible además de accesible durante el arranque y así no tener que entrar en modo seguro o a prueba de fallos, solo tienes que crear dicha cuenta. Las cuentas que agregues tendrán ciertos privilegios dependiendo del grupo de usuarios donde las metas. Si creas una cuenta, master, y la metes en el grupo Administradores, tendrás “a priori” los mismos permisos y privilegios que el administrador local de la máquina. Si por el contrario no la añades a ningún grupo se quedará por defecto dentro del grupo Usuarios que tienen permisos muy limitados sobre la máquina.