Ayer fué un dí­a completo. Por la mañana fuí­mos en coche desde Alcacer hasta Silla, una vez allí, cogimos el tren hacia Valencia donde pasamos el resto del dí­a. El peque se lo pasó gení­al, se divirtió mucho, pero lo que más le gusto fueron dos cosas, por un lado los músicos ambulantes y por otro el campo en el que estuvimos por la tarde ya de vuelta en Alcácer.