El otro día Agustín en el trabajo me comentaba un paraje de Peter Pan en el que el Capitán Garfio decía a Peter Pan y a los niños que estaban con él, que desde el mismo momento de su nacimiento (el de los niños), sus padres habían dejado de ser felices.

Empiezo a temer que es verdad y prometo que no son celos. 🙁