Ahora justamente que empiezan las fallas mi hijo pequeño esta enfermo. Lleva dándonos la noche un par de noches valga la redundancía. Como padres primerizos que somos, aunque P tenga ya casi 19 meses, nos preocupamos tal vez en demasía cuando vemos que el termómetro sube de los 38’5ºC.

Esta noche pasada de hecho hemos tenido que ir turnándonos entre las 2 de la madrugada y las 8 de la mañana mi esposa y yo para ir refrescando al niño y así ir bajándosela hasta niveles digamos normales. A las ocho de la mañana nos hemos dormido P y yo, S, mi esposa, lo llevaba haciendo desde que terminó su turno allá a las cinco de la mañana.
Nunca pensé que haría algo así tan agusto 😛

Bueno, pues supongo que esto es el principio de un catarrín y que irá accompañado de algo de infección de oreja o de garganta…. en fin que la cremà de las fallas 2005 supongo que este año la veremos desde el televisor.
Y lo dicho…. tan agusto.