En Windows es muy fácil parar procesos que se han quedado ‘colgados‘, con hacer CTRL-ALT-SUP tendremos el gestor de procesos del sistema en una nueva ventana. Normalmente en Windows esto ocurre con frecuencia y desafortunadamente los ‘cuelgues‘ no son de aplicaciones sino más bien del sistema.

En Linux es raro por no decir prácticamente imposible que cuelgues el sistema (si lo usas como usuario normal, que es lo lógico mientras no tengas que administrar tu equipo o la red). Pero en cambio es fácil que se bloquee alguna aplicación o programa que estés ejecutando en ese momento y te este consumiendo demasiados recursos o algo similar.

En S.u.S.E es bastante fácil y simple ‘matar‘ gráficamente los procesos de dos maneras.
Entrando siempre como usuario root en KDE podemos utilizar una secuencia de teclas para matar los procesos. Son CTRL-ESC en la que se mostrará la interfaz gráfica del KDE para gestionar los procesos -recuerda siempre como root, sino. no podrás hacer nada, solo verlo- y la segunda secuencia es CTRL-ALT-ESC en la que sale una calavera en el cursor o puntero (mouse pointer) y le das clic a la aplicación o aplicaciones que quieres dar por finalizadas (cerrarlas).

Matar procesos en SUSE


Por último, puede ocurrir que el sistema X server este totalmente ‘colgado‘. Si todo esta bloqueado con pulsar CTRL-ALT-BACKSPACE se puede ‘matar‘ el X server y caerán de una todas las aplicaciones gráficas en las que se esté trabajando.

En el entorno de consola es bién fácil :
# killall /proceso a matar/