Valen 15,95 euros y cualquiera puede comprarlas. Son tazas de desayuno con fotografías de niños y hasta bebés. Pero no se trata de modelos o actores infantiles. Se trata de fotos capturadas de Internet. Y venderlas es perfectamente legal.

vía EL PAÍS en Flipboard.