A mi la verdad, me daría vergüenza correr una carrera de coches deportivos de lujo en circuito urbano o interurbano sin ninguna medida de seguridad para los viandantes.

Esto es lo que he leido –un año más– sobre la carrera ilegal con origen en Londres y destino en Benidorm –similar a la popular Canonball– .
Según ha informado la policía autonómica, alrededor de 120 coches de lujo participan en esta competición ilegal cuyo recorrido desde haceaños y por esta época transcurre por carreteras europeas y que hoy estaba en la ‘etapa’ de Cataluña.
De hecho, de los 120 participantes que han cruzado la frontera española ya se han denunciado a cincuenta de ellos en la AP-7, en Tarragona, simplemente por participar en ella. Los agentes, además –y esto es lo intolerable–, han detenido a dos de los conductores cuando circulaban a más de 200 kilómetros por hora –la media según se ha comentado en un telediario era de 92Km/h–.