Al ritmo que perdemos derechos… Nuestros hijos, los siguientes, si no somos nosotros mismos. fb.me/4rYxMfqCX