Lo primero decir que solamente extraer las entradas del grub y que el kernel continue instalado para que a la hora de bootear no se muestren en la pantalla (al estar instalado no se eliminará y por lo tanto se liberará espacio en disco -aproximadamente una media de 80mg por modulo kernel-) es muy fácil pero antes conviene saber cuantos de estos modulos se podrían quitar de la lista con el siguiente comando en la consola de comandos (no hace falta estar como root):

dpkg --get-selections | grep linux-image

Una vez detectados las entradas a bloquear durante el arranque, solamente hay que editar el menu.lst (como root) en la siguiente ruta (podemos editarlo a traves de konqueror abriendo el archivo como root):

/boot/grub/menu.lst

Por el contrario si lo que quieres es eliminar completamente los kernels viejos y así liberar espacio en disco tenemos que hacer lo siguiente una vez seguido el paso uno de este tip:

dpkg --get-selections | grep linux-image

Una vez vistos que módulos vamos a eliminar vamos a desinstalaros y con ellos conseguiremos borrar los archivos de configuraciónde los kernels más antiguos liberando el espacio en disco.

apt-get remove --purge linux-image-XXX

Donde debes sustituir XXX por la versión de kernel que quieres desinstalar (por ejemplo 2.6.15-26-386).

Es conveniente importante mantener por lo menos un par de módulos del kernel instalados ya que si tenemos problemas con alguno recién instalado siempre podríamos volver al antiguo.