mis_univers04 ¡Cuanto esfuerzo y trabajo le habrá costado moldear semejante cuerpo!.

Definitivamente no me gustan nada los cuerpos danones y sin ninguna duda la imagen que acompaña esta nota lo es. Respeto aquello/as que quieran extraer sus instintos masoquistas a base de sudar y ‘machacarse’ el cuerpo pero desde luego no comparto para nada, que una cosa es hacer ejercicio -que no deporte- y otra como decía ponerse al limite.

Digo esto por que tengo conocidos, amigos y familiares que le ‘pegan‘ a esto del fitnnes -moldear el cuerpo aún tiene un pase- y del culturismo -creo yo que una aberración para el cuerpo- para poder proporcionarle a su ego una buena ración de testosterona y si he de ser sincero algunos -los más- llegan a límites insospechados de egolatría, cosa que por supuesto me parece ridícula. Por lo tanto creo que muchos de aquellos que se pasan horas y horas cara a un espejo mientras se machacan los biceps o lo que le venga en gana tienen un serio problema de personalidad.

He hablado del grupo de los machacas ahora hablaré de otro grupo el de los no tengo nada aquí arriba -en la cabeza-. Mientras los machacas son felices con el mantenimiento y modelaje de su cuerpo estos otros son peligrosos y mucho. Nunca se ven lo suficientemente armarios, siempre quieren más volumen muscular, mas peso, más hormonas por vena.
Por otro lado, estan manipulados ideológicamente por la ultraderecha católica, suelen ir en manadas como los simios, como moda -o norma- llevan las cabezas rapadas o con el pelo cortado marcialmente y así parecer todos geypermanes. Lo peor de todo es que les gusta hacer exhibición de sus músculos creados a base de hormonas inyectadas a consta de reventar la cara a algún pobre inmigrante, drogadicto o a cualquiera que les mire mal.

Una cosa es hacer deporte y otra el jilipollas.
Me quedo con mi sillón ball.