Barcelona agredida 27M de Bomonk

Por la dimisión del Conseller d’interior, Felip Puig.

Intolerable que una persona que se declare demócrata y al servicio de la ciudadanía actue con tal violencia desmedida ante un movimiento pacifico y no violento. Pusilánimes sus declaraciones posteriores intentando salvaguardar su imagen, todas ellas plagadas de mentiras e incoherencias.

No estaría de más la suspensión de empleo y sueldo de los policías que obedecen ordenes sin pensar las consecuencias (por esa misma ‘regla de tres’ si se les ordena asesinar…. asesinarán) y dimisión de sus mandos directos por no asesorar debidamente a los organismos competentes.

¿Es un delito reclamar decencia a los políticos?
¿Es necesario aporrear la reclamación de justicia?
¿Qué clase de cobarde envía a sus huestes armadas a machacar a ciudadanos pacíficos, con las manos en alto?

Por regla general, las sentadas deben ser respetadas por el poder público aunque sean ilegales y realizadas sin permiso. Porque son ‘no violentas’. Si la policía no ve obedecida su orden de despejar un lugar por ‘sentados’ pacíficos, no debería de cargar contra ellos. El protocolo impone a los guardias cargar a hombros a los manifestantes para llevarlos al furgón policial.

En la Barcelona franquista había una frase en boca de los progresistas y democrátas (los mismos que mandan hoy en día), que decía “no queremos grises en el parque”. Bien se podría decir actualmente lo de “no queremos los mossos en la plaza”.

Firma la petición online, este ‘señor’ tiene que ser cesado de todo cargo público, es vergonzoso que alguién así continue en un cargo de esta relevancia.

Hessel nos animó a indignarse, ahora toca comprometernos y ser consecuentes.