Después de ver el resultado en Francia y el posible NO a la Europa propuesta por parte de Holanda dejan muy solo si cabe el SI español.

Ahora los europeistas nos recuerdan cuando Dinamarca votó contra el Tratado de Maastricht, Irlanda contra el Tratado de Niza o cuando Haider ganó las elecciones austriacas en el año 2000 para recordarnos que todo parecía que se venía al traste y la historia ha demostrado que no sólo no se vino al traste sino que la Unión Europea se vió reforzada.

Sin embargo continuo creyendo que esta nueva Europa que nos ‘pintaron’ los políticos españoles difiere mucho de la Europa que están vislumbrando nuestros convencinos. No se puede crear una nueva Europa sin fronteras definidas y dando cabida a países como Turquía que distan mucho de ser países con talante democrático donde los derechos humanos estén asegurados. No se puede hacer esto en base a unas políticas liberales de lo más agresivas y en consonancia total con las políticas anglosajonas. No se pueden mermar más los pocos vestigios que quedan aún de lo que se llamó en su día el Estado del Bienestar, estado que en los últimos quince años se ha perdido prácticamente por completo en toda Europa…. sino que se lo pregunten a los sindicatos, a los Comités de Empresa encargados de firmar los convenios laborales con las Patronales y veremos la cantidad de derechos laborales y sociales que se han perdio durante esta época.

No se puede basar esta nueva Europa tan solo en el dinero, Europa debe de continuar siendo ejemplo ante la agresividad de los EEUU y muestra para aquellos paises en vias de desarrollo. La vieja Europa ya puso los cimientos que los neo-liberales destruyeron en los 80’s. Hay miedo a que más Europa traiga más inmigración sin estar preparados para ello, más deslocalización de empresas por la amenaza de los países del Este y el ‘Gigante’ chino y, por tanto esto conlleva de hecho ya hoy día más desempleo. Este aumento de la presión contra los salarios y contra los avances sociales conquistados sin que se pongan los medios necesarios tanto económicos como politicos para que no ocurran estas situaciones son los que realmente sustentan al NO.

Los ‘noes’ a pesar del optimismo inicial y de la campaña [des]informativa indican que los trabajadores europeos no estan dispuestos a consentir una Europa del Capital.